viernes, 18 de noviembre de 2011

Preguntas para el análisis Post-lectura

Luego de haber introducido, analizado y desarrollado el libro Pedro Páramo de juan Rulfo podemos concluirlo con algunas preguntas post-lectura, con lo cual podremos comprender de mejor manera todos aquellos aspectos, que quizás no pudimos desarrollar en este trabajo. Tales preguntas las presento a continuación:

  • ¿Podemos utilizar a Pedro Páramo como si fuese una fuente histórica, reveladora de la revolución mexicana y sus consecuencias en la idiosincrasia de aquel país?
  • ¿Constituye una característica de la identidad latinoamericana, esta forma de contar una historia con un desorden cronológico tan evidente como hemos presenciado en Pedro Páramo?, ¿Es quizás, esta una forma de representar el desorden social que se vivía en la época?
  • ¿ Que elementos de Pedro Páramo son utilizables en nuestra sociedad chilena?
  • ¿ A que clase social representa de mejor la actitud de Pedro Páramo?

Pedro Páramo de Juan Rulfo y Los de abajo de Mariano Azuela

Juan Rulfo y Mariano Azuela, ambos autores mexicanos, que en sus obras representaron con gran cabalidad, el contexto en el cual se encontraban, ambos nos relataron, nos retrataron mediante sus escritos, aquella Revolución Mexicana de inicio en el año 1910, ambos nos han mostrado sus sociedades, sus modos de vivir, su cultura, y todo su entorno. 
Para esto analizaremos la obra de Mariano azuela " Los de Abajo" escrito en 1916, en plena revolución, mientras  se producía un  movimiento caudaloso y sangriento contra Victoriano Huerta, y al mismo tiempo  la forma espontánea en que los campesinos engrosaron las diversas filas revolucionarias, son el tema de su famosa novela Los de Abajo, que inicia una abundante literatura narrativa sobre las luchas revolucionarias del México moderno. Es una serie de cuadros impresionantes de ese momento caótico en que chocaban todas las fuerzas en conflicto sin un plan doctrinal bien preciso.

A continuación, les presentare un resumen de este libro, para poder comprender en datos concretos la asociación de este libro con su contexto histórico, el cual es el mismo que desarrolla Juan Rulfo en su libro Pedro Páramo.

 El libro se desarrolla en tiempos de la Revolución Mexicana, exactamente en el año de 1913. La historia comienza en la pequeña casa de Demetrio Macías, con su mujer y su pequeño hijo, pero son atacados por dos federales, por lo que Demetrio tiene que irse con sus tropas, y su esposa junto con su hijo se van a esconder en el pueblo. La escena termina en que Demetrio y su familia se separan e incendian la casita.
Demetrio Macías resulta ser el jefe de una pequeña tropa de liberales, quienes participan en cada batalla en la que pueden ir a pelear por la causa de los pobres. Personajes como Anastasio Montañés, El Manteca, Pancracio, La Codorniz y Venancio están muy compenetrados con su jefe, Demetrio, pues los conoce de hace tiempo ya y son compadres.
En su primera batalla todos ellos y la tropa en general demuestra que a pesar que son pocos a comparación de los federales, pueden ganarles y lo hacen reduciendo notablemente a las fuerzas de los federales.
En su trayecto conocen a Luis Cervantes, al que apodan “El Curro”, pues es un periodista que la suerte y el destino lo llevó a manos de los federales y lo enlistaron sin él querer hacerlo. Al principio no confiaban en él, pues era un extraño que había estado en el lado enemigo, pero poco a poco se empiezan a encariñar con él, sobre todo Demetrio, que al ser herido de bala en una pierna le perdona su vida y por curiosidad empieza a conocerlo mejor, hasta que confía plenamente en él y así todos los demás.
Demetrio y sus soldados descansan en el ranchito de Limón, pues éste está herido en una pierna. El curro lo cura y tiempo después Demetrio se recupera totalmente. En éste ranchito, Demetrio conoce a Camila, una joven que lo asistió en su recuperación. Camila se fue enamorando de Luis Cervantes, pero éste no le hacía caso, porque a Demetrio le gustaba la muchacha, y para Luis Cervantes no le parecía correcto estar con la muchacha por su jefe.
Cuando Demetrio se ha recuperado, se van de Limón con una grata despedida, dirigiéndose hacia Zacatecas a pelear nuevamente; pero lo único que encontraron allí fue sangre, muerte y fracaso. Así que siguieron su camino hasta llegar a Fresnillo donde se encontraron con el General Natera.
Buenos tiempos siguieron para la gente de Macías, y pronto se encontraban en Jalisco, donde asaltaban casonas de gente de clase acomodada, que ya estaban vacías. Llegaban a robar joyas, bebidas, ropa y todo lo que encontraran a su paso. Fue ahí donde conocieron al Güero Margarito y a la Pintada.
Muchas experiencias gratas sucedieron en torno al Güero Margarito y la Pintada, que sin duda era una mujer de mucha valentía, pero no tenía respeto ni por ella misma ni por nadie, resultó ser que ésta mujer fue muy problemática. Demetrio al sentirse solo en Jalisco comenzó a platicar con El Curro, y éste fue hasta el ranchito de Limón por Camila y se la llevó a Macías, al que a hora le llamaban “El Estado Mayor”.
Al principio la Pintada y Camila se llevaron más o menos bien, pero al pasar el tiempo, la Pintada dio sus verdaderas intenciones hacia Camila, y terminaron por correr a la Pintada, pues no solo ya tenía arto a Demetrio y a Camila, sino también al Güero Margarito y a los demás soldados.
El tiempo pasó rápidamente entre batallas perdidas y ganadas por la tropa. Un buen día Venancio recibe una carta del Curro que ahora vive en El Paso, Texas en EUA, le dice que se vaya con él a hacer fortuna y que siente la pérdida del Güero Margarito que al final se terminó suicidándose, lamenta también la perdida de Pancracio y El Manteca que por un juego de cartas acabaron por matarse a apuñaladas.
Macías y sus hombres iban de regreso a sus casas, a donde todo empezó. Llegaron con bien, y fue ahí donde Demetrio reencontró a su esposa y a su hijo al que casi ya no reconocía. Pero de pronto cerca de allí se escucharon las balas, los cohetes y los estruendos de los cañones; como buenos soldados de la causa fueron a apoyarla, pero ahí murieron todos ellos, todos los amigos, todos los compadres, los soldados de Macías, y él también, quien a pesar de haber sido herido múltiples veces seguía peleando, dando tiros y acertando a las fuerzas enemigas. Todos ellos hijos de la causa murieron por ella, viendo por última vez, el lugar al que tanto extrañaban, al lugar al que le llamaban “hogar”.




Saavedra, F. (2002). Argumento. En Los de Abajo” Análisis Literario Taller de Lectura Y Redacción. Recuperado el 14 de Noviembre de 2011, de http://html.rincondelvago.com/los-de-abajo_mariano-azuela_3.html

El resumen de una obra maestra; Pedro Páramo.

Para comenzar un resumen acerca del libro “Pedro Páramo”, es importante destacar la estructura que mantiene este libro desde su inicio hasta el final.  Es una novela que posee un desorden o discontinuidad en su secuencia cronológica,  es por esto, que puede ser leída, como el caso de Rayuela de Julio Cortázar, en cualquier orden. En este libro se puede apreciar como el pasado, presente y futuro se entremezclan para dar creación a la obra maestra de Juan Rulfo. Donde los vivos y muertos conviven y es un total misterio poder descifrar en el mismo momento de la lectura, la condición de cada uno de estos personajes, es más, podemos llegar a la conclusión de que todos están muertos. Aunque, Juan Preciado, se advierte como el  único personaje vivo, este muere en el transcurso de la narración.

Antes de introducirnos en concreto a la historia de Pedro Páramo, me referiré a sus diversos personajes:
·         Juan Preciado: Personaje principal. Es el hijo de Pedro Páramo en la historia. Cuando su madre se muere va a buscar a su padre.
·         Damiana Cisneros: Ayudó a Dolores, la mamá de Juan Preciado, a cuidar al mismo cuando era chico.
·         Dolores Preciado: Es la madre de Juan Preciado, a quien le tenia mucho amor.
·         Doña Eduviges: Amiga de Dolores, la madre de Juan Preciado, a quien le gustaba contar historias.
·         Miguel Páramo: Era el hermano de Juan Preciado en la historia.
·         Lucas Páramo: Padre de Pedro Páramo, por lo tanto, era el abuelo de Juan Preciado.
·         Abundio Martínez: Persona que asesino a Pedro Páramo con una puñalada.
·         El arriero: Ayuda a Juan Preciado a que encuentre a su padre. El arriero también es hijo de Pedro Páramo.
·         Padre Rentaría: Sacerdote de una iglesia de Cómala.
·         Susana San Juan: Es la mujer a la que Pedro Páramo amó más.

RESUMEN  


La historia inicia con el relato de Juan Preciado, al momento de prometer a su madre  Dolores Preciado, cuando ya estaba a punto de fallecer, que iría al pueblo de Comala para conocer a su padre Pedro Páramo, y reclamar a este, aquello que le correspondía por ser su hijo.”No dejes de ir a visitarlo (…) No vallas a pedirle nada. Exígele lo nuestro” (Rulfo, 2006: 7). Aquí se puede apreciar el deseo de su madre antes de morir. Juan Preciado, por serle leal a su madre difunta, se dirigió a Cómala para conocer a su papá, que nunca había visto. Todo lo que sabía de él es que habitaba en Cómala y que se llamaba Pedro Páramo.



A través de su recorrido a dicho pueblo, Juan Preciado se encuentra con un arriero, Abundio Páramo, quien resulto ser otro hijo de Pedro Páramo. Este sujeto guía a Juan hacia el pueblo de Comala. En el recorrido se entera que Pedro Páramo estaba muerto. Al percatarse que no contaba con un lugar para hospedarse, Abundio lo dirige hacia el hogar de Eduviges, quien le daría resguardo para poder establecerse durante su viaje al pueblo. Al llegar a dicho hogar, la señora reconoció de inmediato a Juan, diciéndole a este que su madre le había hablado mucho de él, esto causa total asombro en Juan, ya que, su madre estaba muerta. ¿Como iba a saber ella que el era Juan Preciado si su madre había muerto?, ¿Como le había podido avisar?

 Juan al comentarle a Eduviges, de su encuentro con Abundio, ella le responde que Abundio ya estaba muerto.
 Transcurrieron los Días, y conoció a una tal Damiana. Quien le comenta que Eduviges ya estaba muerta.

 Todos estos hechos, produjeron una gran confusión y sorpresa en Juan al enterarse que había estado platicando con muertos.



 Juan, quien entro en desesperación, empezó a caminar hasta llegar a casa de unas personas que aparentemente estaban vivas. Las cuales creyeron que Juan era un ladrón, debido a que hace mucho tiempo que nadie habitaba el pueblo. Era como el fiel retrato de un pueblo fantasma.


 En el transcurso del libro se nos relata la muerte del único personaje vivo durante la obra; Juan Preciado. Dicho acontecer se produjo en una cierta noche, cuando Juan tuvo problemas para respirar, lo que causo su muerte.

Aquel importuno, produjo que se pudiera enterar de cómo era su padre, el cual poseía un carácter déspota y autoritario, actuaba como un patriarca en aquel pueblo. Esto producía que nadie lo quisiese. Además, era un sujeto, que mediante su poder aparente se aprovechaba de cualquier mujer, y tenía muchos hijos, sin asumir responsabilidad alguna. Pero cabe destacar, que a pesar de todos estas características, fue un hombre que logro amar verdaderamente a una mujer, conocida como Susana San Juan. Todos estos aconteceres fueron descubiertos por Juan Preciado, mientras este estaba muerto.



 El final del personaje Pedro Páramo,  es el de ser asesinado por su propio hijo Abundio, el herrero, quien se encontraba alcoholizado en dicho momento. Esto fue presenciado por Damiana. Es esta quien trata de prestar ayuda a Pedro, “Se apoyo en los brazos de Damiana Cisneros e hizo intento de caminar. Después de unos cuantos pasos cayó, suplicando por dentro, pero sin decir una sola palabra” (Rulfo, 2006: 131), Damiana es la ultima persona que esta en vida con Pedro Páramo, y quien lo trata de afirmar. En dichos momentos fue cuando Pedro se desploma contra el suelo y da fin a su vida. “Y se fue desmoronando como si fuera un montón de piedras” (Rulfo, 2006: 131). Es este el último episodio del libro, el último instante de vida de aquel hombre, conocido como Pedro Páramo. 

CONCLUSIÓN

En conclusión, la novela de Juan Rulfo, “Pedro Páramo” ,  la cual podemos definir o analizar en profundidad  respecto a la presencia de una narrativa inusual, pues nos habla en una misma historia acerca de la vida y la muerte,  y todo esto tomado desde lo que podríamos clasificar como  una perspectiva mortal e inmortal. Los pensamientos y alucinaciones de Juan Preciado que se nos presentan en esta obra se  asemejan fuertemente a un tránsito hacia la muerte, la cual el personaje Juan Preciado niega con extremo vigor. Puesto que es muy difícil, tanto para él, como para los propios lectores, sustraerse al pensamiento de que Juan está luchando con su propia muerte, lo que lo llevo a reconocer a los muertos a través de su misma interrogativa que intenta darle entendimiento a lo que ve. Así mismo aún cuando se da cuenta de lo absurdo de la situación, se niega a abandonar el pueblo de Comala, tal vez por una inevitable “reunión”  con su muerte, y es esto lo que lo llevó a descubrir la verdad de la historia que llevo al fin a este fantasmal pueblo de Comala como a sí mismo el pasado de su padre Pedro Páramo.

Identidad latinoamerica, ¿Que influyo a Juan Rulfo?

Podemos hablar de identidad latinoamericana, una identidad colmada por una mestización, diversidad e integración de sus habitantes, provocada en gran profundidad  por una mayor inmigración de variados lugares del mundo (Europa, África, y también pero en menor cantidad, Asia) a partir de los inicios del descubrimiento y conquista de América. La opresión continúa de la clase trabajadora por una clase oligárquica que siempre ha mantenido el poder en los distintos países de América.  Todo esto ha sido argumentada por los diversos personajes de la literatura latinoamericana, tales como Sonia Montesino con su libro “Madres y Huachos”,  Mariano Azuela (autor mexicano) en sus escritos como “Las tribulaciones de una familia decente” o “Los Fracasados”, cabe destacar a Gabriel García Márquez y su libro “Cien años de soledad”, pero en este trabajo el más importante a desarrollar será la visión de Juan Rulfo en “Pedro Páramo”.
Pero no solamente podemos hablar de una identidad Latinoamérica como un concepto total y único para todos los países de este continente, puesto que, cada país utiliza diversos elementos para la fabricación de su propia idiosincrasia. Por aquello podemos referirnos en términos mas particulares a la identidad de México, la cual constituye un caso especial en América Latina en términos de identidad, porque en él la conciencia de la nacionalidad está más arraigada en una tradición histórica: la Revolución de 1910. En el caso mexicano hay una gran identidad muy propia porque la Revolución potencia dicha tendencia. La Revolución Mexicana genero una serie de efectos fundamentales. El más importante de todos quizás, fue la afirmación, el poder entender a la conciencia del indígena mexicano como un ser cabal, como poseedor de una humanidad completa, e igualitaria a la de todos los hombres en México, y en el mundo.
En México hemos podido apreciar una mayor valorización hacia la esencia del mestizaje, la cual contribuyó como otra consecuencia importante, que ha evolucionado en forma tan potente, que en la actualidad podemos hablar de un arraigamiento hacia toda la nación mexicana y que ha significado una integración en aumento respecto a lo económico, lo social, en lo étnico y también en lo cultural. A través de esta evolución se afianzan otros caracteres no menos significativos de la nación: la industrialización, el espíritu de progreso, el espíritu nacionalista y la autoafirmación de lo mexicano.

No obstante, el proceso no se ha concluido y no ha sido fácil. La Revolución Mexicana de 1910, descubre que la identidad nacional ni es idéntica ni es nacional. El alzamiento popular pone en mayor evidencia y crítica elementos que difícilmente se adaptaron a la estructura de la anterior dictadura de Porfirio Díaz, que se encargo de ordenar  el país en base a un pueblo pacífico y obediente, que era mas fácil su dominación, esto es por un lado, mientras que por el otro encontramos una élite científica y gobernante. Ese juego de fracciones y personajes terminó por demostrar que la idea de nación no se había obtenido o concretizado  aún, y que la idea de unidad era refutada por un territorio cuyo panorama seguía siendo un escenario de lo diverso.

Es este contexto el cual influencia la identidad mexicana en la obra de Juan Rulfo.  Ya que, para poder analizar la identidad y cultura en la obra de Rulfo debemos investigar respecto a este aspecto de la cultura mexicana.
Pedro Páramo ha sido  el más claro ejemplo de la narración del retorno a las fuentes. Para narrarnos su libro este lo hace mesclando un pueblo de su país y la fantasmagoría, las cuales son parte fundamental en la intimidad de su sistema cultural, la cual se apega a una organización social con un carácter primitivo, de muchas creencias, mitos y diversas costumbres, propias de la idiosincrasia mexicana. Es una obra capaz de despertar los sentidos a nuevas formas de contar y de imaginar a la cultura propia. 



Bong, Y.(2001). Introducción. En Pedro Páramo de Juan Rulfo: un encuentro de voces. Recuperado el 13 de Noviembre de 2011, de  http://sololiteratura.com/rul/rulunencuentro.htm.

martes, 15 de noviembre de 2011

Opinión de la novela

Durante la lectura de este magnifica obra literaria, destaco la importancia de la muerte como  enseñanza  respecto al desapego, la cual me hace suponer a la vida  como una larga despedida, como si esta fuese la preparación para nuestra muerte. Donde el principio de realidad lo encontramos en base a las diversas experiencias y rupturas que experimentamos en nuestro vivir diario. Rompemos con la lógica de ser viajeros del tiempo, y en cambio nos convertimos en viajeros del espacio. En este libro la muerte cobra vida en el pueblo de Comala, un lugar lejano al mundo donde el tiempo deja de transcurrir en su clásico formato lineal.
Me llamo mucho la atención la forma que posee Juan Rulfo para dar inicio al realismo  fundado sobre las bases de la imaginación y la magia. La utilización de elementos simultáneo, tales como el tiempo y la concisión del lenguaje, desarrollando una mezcla de estos, para generar una realidad en la literatura. Esto hace que Pedro Páramo sea catalogada como una obra simplemente extraordinaria y que partir de esta,  surge un cambio en el realismo europeo conocido en esa época  el cual da paso al realismo mágico latinoamericano, y es aquí donde la magia siempre sera un elemento de algo real. 

A nivel de personajes, puedo destacar a Juan Preciado quien inicia un viaje al infierno y quien  en busca de su origen llega hasta Comala. En este lugar, según su madre Dolores, la vida se ventila como si  todo fuese un grande y puro murmullo. La muerte adquiere una voz y aquel drama de violencia en el que cada personaje se desarrolla en la historia te desarrolla un ánimo quizás encogido y al mismo tiempo inquietante por continuar la lectura. Dentro de lo que es el contexto, la Revolución Mexicana se desenvuelve dentro de la obra como consecuencia, tanto de la violencia oculta de cada personaje,  como la violación, el allanamiento, y también los asaltos; Estos son estados constantes que se manifiestan dentro de la obra. Con esto podemos afirmar que el contexto no difiere de aquella realidad interior de cada uno de los personajes, Como cuando el hijo de Pedro Páramo dice sentir “Un rencor vivo” hacia su padre, por el cual fue abandonado.

Este "rencor vivo" siempre surgirá al no tener la capacidad de determinar el fin de algún proceso o  de asimilar diversas experiencias, ya que, cuando estas no se asimilan se tienden a repetir y también a propiciar. Lo ultimo que me llamo la atención de este libro, es el valor que adquiere el abandono dentro de cada personaje, el cual se presenta latente en cada línea de esta obra, lo que hace que el rencor sea lo único vivo entre los muertos.

la relacion hombre-mujer en la literatura Latinoamericana

Siempre se ha destacado fuertemente en la literatura latinoamericana, la relación existente entre un hombre y una mujer. Este vínculo se remonta a los inicios de las conquistas y colonizaciones europeas aquí en América. Esto se puede apreciar claramente en el libro “Madres y Huachos” de Sonia Montesino, donde se observa a un español conquistador agresivo y violador muchas veces de las mujeres indígenas. El hombre en la literatura e identidad latinoamericana ha poseído un carácter patriarcal y dominante sobre el sexo opuesto con una posición sádica, seductora y hasta incluso violadora. La mujer por el contrario representa un carácter sumiso, y de constante tensión social con el hombre, la mujer adopta una actitud muchas veces masoquista, tentada o como victima de violación. Esto debido a una desvalorización histórica constante hacia las mujeres por una hegemonía machista (existente hasta la actualidad), su única alternativa es la de aceptar su posición subordinada, deben buscar su propia manera de adaptarse al medio en el que viven.
Esto es lo que podemos plantear respecto a la obra de Juan Rulfo “Pedro Páramo”,  donde nos representa a través de sus personajes, en especial a las mujeres de Comala (por lo menos nueve mujeres), como seres pasivos ante sus destinos, la mujer posee un rasgo de autodestrucción, ya sea mediante el quitarse la vida o el retroceso al pasado ha un estado cognitivo emocional temprano. Las mujeres al mantenerse en una posición inferior y dependiente, se auto explotan con tal fuerza que caen en el masoquismo.  
Al tratar de observar la razón de aquello, podemos plantearnos a  Pedro Páramo como el paradigma del comportamiento masculino. Con dicho planteamiento resalta quizás, la más importante cuestión respecto a esta identidad machista representada en este libro, y es la mala relación existente entre padre e hijo(a).  Son los padres en Comala quienes no son capaces de proveer el amor y cuidados necesarios para llevar una correcta crianza de sus hijos, para poder establecer buenas relaciones entre los sexos opuestos, es decir, si los padre fallan, también lo harán los maridos o los amantes, siguiendo siempre las mismas pautas.
En este libro además apreciamos el poder significativo que posee el hombre sobre la mujer, a pesar de definírsele como un ser fuertemente criticable, es este quien posee los derechos y mantiene siempre una actitud de superioridad sobre la mujer, la cual es tratada  solamente como un objeto de satisfacción personal. “Solamente lo sentí encima de mí y que comenzaba a hacer cosas malas conmigo” (Rulfo, 2006: 31) En este fragmento del libro se aprecia como la mujer se mantiene pasiva frente el actuar del sujeto, quien actúa solamente para sentirse conforme consigo mismo.
Pues bien, si Pedro Páramo representa todo lo que implica el abuso patriarcal, Susana San Juan ha diferencia de las demás mujeres de Comala, es un modelo  de poder femenino que logra rescatar lo más arraigado en lo profundo de la mujer, que es su propio deseo y voluntad. Susana, es capaz de neutralizar el poder dominante de Pedro Páramo al no otorgarle aquello que este más desea, tales como, conocer su mundo, deseos, voluntades y  su alma. Asimismo, cabe destacar la negación de Susana al referirse que ella no es hija de Bartolomé San Juan, esto es interpretado como un acto de locura. “- ¿Y yo quien soy? – Tú eres mi hija. Mía. Hija de Bartolomé San Juan (…) – No es cierto. No es cierto. (Rulfo, 2006: 90). ¿Por qué me niegas a mi como tu padre? ¿Estas loca? (Rulfo, 2006: 90). En ambas citas, podemos inferir que Susana rechaza su definición, ya que, esta la reduce a la condición de un objeto, puesto que se refiere a Susana relacionándola con el, y no con la esencia de esta mujer. Con esto pasa de ser un simple objeto, a ser Susana el sujeto en cuestión. Ella suprime la realidad que la explota, y transforma el mundo en una locura de su mente, que le permite el olvido de la realidad, utiliza la locura como un mecanismo de auto-defensa, con respecto a los hombres, por ejemplo hacia Pedro Páramo, Bartolomé San Juan y el padre Rentería.
Esta locura, además la libera de las diversas condiciones que impone Pedro Páramo, el cual ante esto se ve cada vez más enamorado por esta mujer.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Realismo mágico en Pedro Páramo

 El movimiento literario que se puede apreciar que influyó a Juan Rulfo en su libro  “Pedro Páramo” es el  Realismo Mágico, el cual podemos resumir como una interpretación de la realidad desde lo fantástico. Pero a continuación abordaremos de forma más concreta este estilo literario.
Dicho estilo es una característica propia de la literatura latinoamericana perteneciente a la segunda mitad  del siglo XX, la cual crea una mezcla de la realidad narrativa con diversos elementos fantásticos y/o fabulosos, lo cual tiene como principio exagerar su aparente discordancia. El problema que conlleva esta forma de escribir novela, es el cuestionamiento de la verdad, lo que puede socavar en el texto y en las palabras, como también poder poner en jaque la autoridad de la propia novela.
El Realismo Mágico posee variadas propiedades de la realidad, tales como, clarividencia, levitación, vidas largas al estilo bíblico, milagros, enfermedades mitad imaginarias que son exagerados hiperbólicamente, todos supuestos a fe.
“El cuerpo de aquella mujer hecho de tierra, envuelto en costras de tierra, se desbarataba como si estuviera derritiéndose en un charco de lodo” (Rulfo, 2006: 62) En esta cita podemos apreciar como hay una exageración de un hecho determinado, otorgándole propiedades fantásticas propias del Realismo Mágico.
Juan Rulfo utiliza una variación de características propias de la narrativa, pero las cuales desarrolla con mayor vigor en su obra, tales como, el entrecruzamiento de las historias, el desorden cronológico en las secuencias, la abrupta interrupción de historias y los bruscos flashes, que marcan la estructura de la obra.
En la forma que utiliza Rulfo para describir, podemos hallar las siguientes características: Sobriedad, parquedad y, sobre todo, intensidad narrativa y fuerza evocadora. “Allá hallaras mi querencia. El lugar que yo quise. Donde los sueños me enflaquecieron. Mi pueblo, levantado sobre la llanura. Lleno de árboles y de hojas, como una alcancía donde hemos guardado nuestros recuerdos” (Rulfo, 2006: 63) Podemos apreciar claramente lo dicho anteriormente, aquella intensidad narrativa, para describirnos el lugar como si estuviésemos en el.
Los diálogos mantienen la forma de expresión típica de la obra: son sobrios, concisos, casi lacónicos. No se emplean más palabras de las estrictamente necesarias. “Entonces fui y me acosté con ella” (Rulfo, 2006: 62) No se encarga más que de plantar lo necesario en el discurso, dejando de lado las obviedades del diálogo.  

Si bien el uso de fundir la realidad con elementos fantásticos, era ya usado anteriormente por novelistas de todos los tiempos como por ejemplo François Rabelais y Laurence Sterne. Es en Latinoamérica donde florece el realismo mágico en los años sesenta y setenta,  como fruto de las discrepancias entre lo que será la cultura de la tecnología y la cultura de la superstición, y en un período donde prevalecieron las dictaduras políticas en Latinoamérica, la escritura era una fuerte herramienta contra la represión.
Entre los grandes autores americanos se pueden destacar a Miguel Ángel Asturias, Carlos Fuentes, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa y quien mayor pronunciamiento obtuvo fue Gabriel García Márquez con obras tales como “Cien años de soledad” (1967), “El Otoño del Patriarca” (1975) y “Crónica de una muerte anunciada” (1981).


 Realismo Mágico. (s.f.). Recuperado el 11 de Noviembre del 2011, de http://redescolar.ilce.edu.mx/publicaciones/textocontexto/coronel/magi.htm


En esta imagen podemos apreciar claramente las características que posee el Realismo Mágico en Pedro  Páramo, donde se produce una mezcla entre lo real y lo fantástico.